ExperienciasThisIsTheTripViajes

This Is Filipinas

Viaja a Filipinas

Filipinas, es mucho más que un país asiático insular de 7107 islas con una de los índices más altos de biodiversidad del mundo.. 

Es hablar de gente cariñosa y cercana, de niños jugando por la calle, de constantes risas, de internet lento, de inventados transportes maqueados, de iglesias católicas en vez de templos budistas o hinduistas...

Suena a tangalo con palabras en español por su legado colonial, a gallos cacareando todo el d´a, a música por todas partes, a tarareos de canciones, al sonido del heladero ambulante con su triciclo...

Sabe a a halo-halo, a putxero, a Pancit Bihon, al delicioso flan leche, a putos y ensaymadas acompañados con café instantáneo. 

5 lugares de Filipinas que no debes perderte

Filipinas tiene mucho que ofrecer, desde volcanes, cataratas, trekkings, buceo, esnorkel, playas paradisiacas, buen ambiente, islas de todas las maneras..., pero en nuestra estancia durante 1 mes en este hermoso país nos quedamos con estos lugares tan especiales, que deberías añadir sí o sí cuando viajes a la increíble Filipinas.

UN VOLCÁN PECULIAR: EL TAAL

Si estás en Manila, no puedes perderte hacer una excursión de una mañana para conocer el Volcán Taal de cerca, en Tagaytay.

Este volcán es un caso especial; es un volcán que se encuentra dentro de un lago (también llamado Taal), donde dentro de la caldera del mismo hay una isla llamada Vulcano Point, considerada la isla más grande dentro de un volcán.

situacion volcan taal
situacion volcan taal

Es una rayada, ¿verdad?, pero el sitio es la mar de curioso y es una alternativa si tienes un día por Manila y te apetece un poco de aventura y naturaleza.

Este volcán sigue activo, lo puedes comprobar por las emisiones azufrosas y por el calor que desprende cuando realizas el ascenso por el sendero.

Llegar hasta él de manera libre no es difícil, pero sí que tienes que armarte de paciencia por la cantidad de transportes que a vas a tener que coger para llegar y contemplar estas vistas.

Por cierto, llévate un chubasquero para la bangka y no dejes de visitar el Staalbucks del lugar.

Un lugar fascinante...

Taal Vulcano, Philippines

La playa virgen de Corón

Marcilla Beach es sin duda la playa del descubrimiento.

La isla de Corón, en Palawan , es cada vez más popular por sus trips alucinantes y buceo en pecios míticos de la WWII, pero cuando estuvimos en ella, nos propusimos buscar esas playas idílicas de las que, según dicen, no existen por la morfología montañosa de la isla.

Tras explorar su mapa, nos decimos adentrarnos más y conocerla a fondo,  y a parte de un día súper agradable en la playa Ocam-Ocam, encontramos la hermosa Marcilla Beach, aunque costó lo nuestro.

Teóricamente era simplemente 25km, pero claro, ¿¡por qué caminos!?

Entre baches, caminos imposibles con una moto que no va ni cara al aire, alguna pedanía remota de tranquila gente local, en mitad de la nada, con algún árbol que otro caído cortándonos el paso… llegamos y no podíamos dar crédito a lo que veían nuestros ojos: una playa virgen con arena blanca, agua de tonos turquesas, palmeras tropicales, bangkas abandonados … y encima solos!

Sobran las palabras, ¿no?

Marcilla Beach, Coron

Subir a una legendaria Chocolate Hill

Por supuesto que cuando pisamos la isla de Bohol, sabíamos que teníamos que ir a conocer las conocidísimas Chocolate Hills.

No obstante, después de subir al complejo-mirador, nos quedamos con muchas ganas de más después de mirar ese skyline natural.

 

bohol skyline

Así que nos pusimos a explorar el mapa offline y nos metimos por un sendero local en busca de aventura. Después de explorar un poco con la moto y tantear el terreno, nos decidimos por una que vimos un "sendero" porque las demás, aunque parecen fáciles y esponjosas, no lo son, ni una cosa ni la otra.

Así que después de cruzar por varios campos de cultivo, subimos por el sendero empinadísimo y "vualá", llegamos a estar encima de una de las míticas y con unas vistas mucho mejores y cercanas, contemplando en soledad esa maravilla natural.

Hermosa naturaleza, siempre sorprendiendo.

 

chocolate hill

Kalanggaman, la isla paradisiaca

Esa es sin duda Kalanggaman, en Leyte.

Si las fotos ya son preciosas, en directo es realmente B R U T A L.

No puedes ir a Filipinas y no viajar a ella, porque es un imprescindible.
Teníamos nuestras dudas de si encontraríamos esta famosa isla tan espectacular como habíamos visto por miles de fotos, y salimos de dudas al instante que la vimos de camino en el barco, parecía un espejismo.

Sus palmeras, su agua cristalina, su lengua de arena blanca… realmente perfecta, en mitad del mar de Bisayas.

Nuestro tiempo en ella fue efímero, no era lo que queríamos, pero la cosa surgió así… (no obstante, ¿quién dice que no podamos volver?)

Pero, ¿sabes que en ella puedes pasar una noche y disfrutarla más tranquilamente?

Sí, de una manera muy austera pero teniendo una experiencia muy aventurera y mucho más disfrutona que una corta excursión desde Malapascua. Si puedes hacerlo, no lo dudes!

A parte de disfrutar de su arena coralina, sus aguas turquesas, su fondo marino es uno de los mejores que hemos visto para hacer snorkel con almejas gigantes, morenas, peces payasos, jardines de coral...

Paraíso isleño en toda regla.

Kalanggaman island

Ir en moto por la isla de las palmas

Nunca habíamos visto tantas palmeras por metro cuadrado, y este lugar sin dudas, nos ha enamorado, la hermosa Siargao.

¿Qué será la clave del éxito de esta isla en Surigao del Norte?

Sin duda, su buen rollo que se respira y se siente en toda la isla.

Siargao no da pie al aburrimiento: días de playeo en extensas playas de arena blanca en Alegría, hacer island hoppings por Naked Island y Corregidor Island, fiestas filipinas en bangkas en alta mar, perderse con la moto por las kilométricas carreteras llenas de palmeras y chocar los 5 con los colegiales que vuelven a casa después del cole, hacer surf en Pacífico o Cloud 9, saciar al gran gourmet que llevas dentro en General Luna, bañarte en cascadas, tirarte del trampolín en Sugba Lagoon, columpiarte en una palmera en el río Maasin, hacer clases de yoga o ir de compras por las diferentes tiendas de GL...

Buen rollo surfero y buena comida.

Siargao moto

Y recuerda, que tanto si viajas a Filipinas o a donde sea, ves con las espaldas cubiertas con tu seguro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.