Viajar con drones

Ya son varios los viajes que hemos hecho con drones, en concreto hemos probado dos modelos de marcas distintas:

un Parrot Bebop 2 y un DJI Mavic PRO.

En este post, me gustaría hablaros un poco de sus características, así como de las ventajas e inconvenientes de viajar con ellos. Además, tratar un poco el tema de la legislación para resolver un par de dudas al respecto que siempre son un dolor de cabeza…

¿Puedo viajar al país que quiera con mi drone?

Bueno, la respuesta a esta pregunta es un poco complicada. Depende de cada país y su vigente legislación, podrás llevártelo o simplemente te lo requisarán en el aeropuerto. Pero hay que tener cuidado con el tema de la legislación.

Hay que leer bien la letra pequeña, porque aunque algunos países parezcan bastante estrictos, algunos entienden como drone aparatos que pesen más de 20 kg. (Existen, pero suelen ser para reportajes de TV, películas…).

Por tanto, nuestro drone es más bien considerado un juguete. Esto no quiere decir que podamos hacer lo que queramos con él, ya que cualquier herramienta mal usada puede suponer un peligro para nosotros mismos, los demás, o el lugar que estemos visitando.

Os adjunto un mapa que encontré en la web sobre el permiso en varios países, pero como os digo, si pone que no se puede, leed bien la legislación de ese país, porque seguramente vuestro drone (por peso) no infringe ninguna ley.

Fuente/

Vale, ¿pero qué ventajas tiene irme con un drone?

Jeje, si has llegado a esta página, seguramente ya sabes lo que ofrece un drone: Tomas aéreas INCREÍBLES!

Así que si eres de los que les gusta hacer un video resumen de tu último viaje, puedes conseguir tomas espectaculares, desde playas con horizontes infinitos, hasta videos de tus hazañas practicando algún deporte de aventura en alguna selva.

¿Y las deventajas?

Por supuesto, un trasto más en la mochila.

Bueno, ese fue una de los motivos por el cual cambié a Mavic de DJI.

El Parrot era un buen drone, pero no se podía plegar, por tanto necesitaba una sola mochila para él. El DJI, en cambio, al poderse plegar puedo meterlo en la misma mochila donde llevo la reflex, goPro, cables, tarjetas… Por no hablar de los mandos… el del Bebop 2 era como 4 veces más grande que el del DJI.

Y, ¿ es muy complicado volar el drone?

Definitivamente no.

La mayoría de los drones actuales, si no tocas nada en el mando se quedan estáticos en el punto si moverse ni arriba, ni abajo ni en ninguna dirección. Está claro que cuantas más funciones tenga nuestro drone, más habrá que practicar (seguimiento automático de personas, grabación alrededor de puntos de interés…), pero con unas nociones básicas de lo que es arriba, abajo, adelante y atrás, puede hacer un vuelo simple.

La aplicación de móvil que lo controla sirve para ver lo mismo que está grabando el drone, y junto al mando, el manejo es muy intuitivo. En el caso del DJI, la aplicación incluye un simulador para practicar los vuelos sin necesidad de despegar realmente.

Fuente: https://foxnomad.com

Y tú, ¿viajas con drone?